Make your own free website on Tripod.com

EL ESTADO Y LA ECONOMIA

En todos  los  países existen dos sectores: el público y el privado. El primero, corresponde al Estado, el cual es administrado por un gobierno. El sector privado se refiere a las diversas empresas de origen particular.

EL SECTOR PUBLICO

La Constitución Nacional le asigna al Estado la tarea de planeación, regulación y control sobre las diversas actividades productivas y comerciales, en defensa de los intereses generales de los particulares respetando el principio de la propiedad privada.

Con la transición de las  políticas económicas proteccionistas a las de liberalización, apertura, modernización y descentralización, como parte de la denominada globalización y del nuevo ordenamiento económico mundial, se replanteó el papel del Estado en los esquemas económicos nacionales.

Ahora el Estado es menos intervensionista, dando más campo de acción a la iniciativa privada, lo que explica los programas de privatización que caracterizan los actuales procesos de apertura económica, donde el Estado, en forma gradual, entrega al sector privado el desarrollo de actividades que antes eran de competencia exclusiva del sector público u oficial, en campos básicos como la salud, educación, servicios públicos, vías, ferrocarriles, aeropuertos y telecomunicaciones.

De todas maneras, el sector público, a través de las autoridades nacionales, departamentales y municipales, conserva la misión de regulación y de control o vigilancia sobre los sectores económicos, en cumplimiento de la norma constitucional de defensa de la honra, vida y bienes de todos los colombianos, aunque la tendencia es que cada día el sector privado asuma más tareas productivas y comerciales, mientras el Estado interviene menos, lo que implica la reducción del tamaño del sector público.

Las autoridades económicas:

El manejo de la política económica está  en manos del Presidente  de la  República quien, como máxima autoridad nacional, define y desarrolla  las estrategias para alcanzar mayores índices de  crecimiento  y propiciar las condiciones que garanticen e incentiven  la inversión productiva  y  la generación de empleo, todo con el objeto de facilitar la atención de las necesidades básicas de toda la población.

Hay varias autoridades económicas con funciones específicas, que componen  la estructura del Estado. Las principales son las siguientes:

Conpes:

El Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes, está presidido por el  Jefe  del Estado y  cuenta con la participación de varios ministros, entre ellos los de Hacienda, Desarrollo, Comercio Exterior y  Agricultura, además del Jefe de Planeación Nacional. Su tarea  es definir  las pautas y programas a partir de los cuales el ejecutivo nacional pone en marcha sus políticas y obras de desarrollo económico y social.

Planeación Nacional:

Este  departamento como organismo institucional, y el Conpes constituyen el conducto por medio del cual el Presidente de la República ejerce  su función de máximo orientador de la planeación nacional. Con la Constitución política de 1991 se consagra como norma constitucional el Plan Nacional de Desarrollo, lo que asegura su carácter obligatorio y garantiza su cumplimiento a partir de la continuidad en la ejecución de las obras y programas que cada gobierno define.

Ministerio de Hacienda

El Ministerio de Hacienda formula y desarrolla, en nombre del gobierno nacional, las políticas del Estado en materia fiscal, tributaria, aduanera, de crédito público, presupuestal de ingresos  y gastos de  tesorería, cambiaria, monetaria y crediticia, sin perjuicio de las atribuciones conferidas a la Junta Directiva  del Banco de la República y las que corresponden a la intervención y regulación del Estado en las actividades financiera, bursátil, aseguradora y cualquier otra relacionada con el manejo,   aprovechamiento   e     inversión de los recursos captados por el público.

De este ministerio dependen organismos como la DIAN, las Superintendencias Bancarias y de Valores. Una vigila todo el Sistema  Financiero y la otra el mercado público de valores, respectivamente.

Cabe anotar que las Carteras de  Desarrollo Económico, Agricultura, Minas y Energía, Transporte, Comercio Exterior y Trabajo y Seguridad Social tienen competencia en el manejo de la política económica.

Banco de la República

En 1991, con la adopción de  la nueva  Constitución de Colombia se produjo una importante transformación en el manejo de la política monetaria.

El Banco de la República se convirtió por mandato constitucional en Banco Central, el cual se define como una entidad del Estado a cuya Junta Directiva le corresponde, en forma exclusiva y permanente, emitir la moneda legal, custodiar y administrar las reservas internacionales y regular, conforme a la ley, las políticas en materia monetaria, el manejo del cambio a pesos de las monedas extranjeras y la dirección del crédito. Además es quien toma las decisiones sobre la cantidad de dinero que debe circular en la economía nacional en un momento dado.

Como todos los bancos centrales modernos, el colombiano hace parte de la estructura del Estado. Esta entidad tiene un régimen legal y un patrimonio propio y dispone de autonomía administrativa.

El Banco de la República tiene una Junta Directiva compuesta por siete miembros, la cual preside el ministro de Hacienda y de ella hace parte el gerente general de la entidad. La  Junta Directiva  del Banco de la República es la autoridad monetaria, cambiaria y crediticia del país.

El papel fundamental del Banco de la República es actuar como auténtico guardián de la estabilidad de la moneda y defender la capacidad adquisitiva de los colombianos, es decir, orientar los mecanismos a su disposición para controlar la inflación y así garantizar la estabilidad de los precios. Por mandato de la nueva Constitución, la Junta Directiva  del  Banco Central debe fijar cada año metas para reducir la inflación

POLÍTICA ECONOMICA. EL MANEJO DE LA ECONOMIA

Aunque en una economía de mercado la producción y la actividad económica, en general, la realizan millones de personas, en forma espontánea y por su cuenta y riesgo, esa producción o el éxito de cualquier negocio depende en gran medida de la forma como el  Estado, a través de las autoridades, maneja la economía en su conjunto.

Si bien es cierto que la fabricación de vestuario, calzado, vehículos o la producción de ganado ,arroz o madera es libre, el Estado como organización jurídica política puede intervenir e influir sobre estas actividades  y quienes las realizan.

En el caso colombiano, donde la iniciativa de crear empresa o producir cualquier bien o servicio corresponde  al sector privado, el Estado interviene permanentemente para frenar  o aumentar la circulación de dinero, promover la generación de empleo, elevar el nivel de vida de la población, contener el aumento de los precios, impulsar el crecimiento económico, garantizar una distribución equitativa de los ingresos.

Para intervenir en el manejo de la economía se utiliza la Política Económica, para ello el Estado aplica varias políticas y se vale de distintos instrumentos para aplicarlas. Entre estas políticas las más importantes son la monetaria; la cambiaria,- la relacionada con la compra y venta de los dólares y demás monedas extranjeras que llegan al país-; la fiscal- que tiene que ver con la administración de los dineros públicos- y la laboral. También dispone políticas para actuar en el campo de los salarios, la industria y el comercio exterior.      

¿En qué consiste la política monetaria?

El sistema monetario colombiano actual tuvo su origen en la llamada reforma Kemmerer, en los primeros años de la década del 1920. en ese momento se creó el Banco de República y se le dio el monopolio de la emisión de billetes y moneda metálica.

En consecuencia, y según este sistema,  el medio circulante, o lo que es lo mismo, la cantidad de billetes y moneda disponible en la economía para comprar productos y servicios, se incrementa cada vez que el Banco de la República emite moneda para comprar oro, dólares y demás divisas de otras naciones. Igualmente, recoge circulante cada vez que vende dólares y oro.

La política monetaria es un instrumento que busca mantener un nivel adecuado de dinero en la economía, para evitar que un exceso de circulante o una escasez del mismo presionen desequilibrios en la capacidad de la población para demandar bienes en el mercado.

Así, por ejemplo, si se registra una bonanza petrolera, se dispara el ingreso de moneda extranjera en el país por la venta de este producto. De inmediato se presenta una expansión en la circulación de dinero, toda vez que el Banco de la República tiene que emitir billetes para comprar los dólares que están llegando por la exportación de petróleo.

Estos ingresos extraordinarios, por lo general, se transforman en más salarios, arriendos y utilidades, lo cual ocasiona una mayor capacidad de las personas que trabajan en el sector petrolero para compra venta de productos y servicios.

En este caso, se rompe el equilibrio, pues al mercado de productos terminados está llegando más dinero del que antes estaban generando las empresas. En consecuencia, se eleva la demanda de mercancías y, por lo tanto, los precios de estás suben. Queda claro, entonces, que un exceso significativo y persistente de dinero en la economía puede desencadenar incrementos en los precios de los productos.

¿Quién maneja la  circulación de dinero?

Esa función la ejerce en Colombia la Junta Directiva del Banco de la República. Ella, como autoridad monetaria, determina si genera expansión o contracción en la circulación de dinero o lo que es lo mismo, ordena liberar o recoger dinero.

Para el manejo de la cantidad de dinero disponible en el sistema monetario del país la Junta Directiva del Banco de la República utiliza especialmente dos instrumentos: el encaje bancario, conocido también como la cantidad mínima de dinero que los bancos y demás establecimientos de crédito deben mantener en reserva e inmovilizada en el Banco de la República, y las Operaciones de Mercado Abierto (OMAS), las cuales consisten en la compra o venta de títulos públicos por parte del Banco de la República, con el fin de recoger dinero o soltar parte del que está inmovilizado en esta entidad.

¿Cómo funciona el encaje bancario?

Cuando la Junta Directiva del Banco de la República determina la necesidad de reducir la circulación de dinero, acude, en algunas ocasiones, a modificar el encaje bancario.

Así, por ejemplo, si el encaje bancario se encuentra en el 20%, todos los bancos del país deben guardar o “congelar” en el Banco de la República una suma igual al 20% de los dineros que recibieron del público, a través de depósitos en cuentas corrientes y de ahorros.

Si un banco recibió en promedio durante una semana, depósitos por 1.000 millones de pesos debe, entonces, efectuar un encaje en el Banco de la República de 200 millones de pesos.

Esto significa que el banco no pude utilizar en su totalidad los 1.000 millones de pesos para otorgar préstamos a sus clientes. Sólo puede regresar al flujo monetario, a través de créditos, 800 millones de pesos. 

Debes tener en cuenta que el dinero que se guarda por concepto de encaje sigue siendo de propiedad de los bancos que realizan el encaje y no del Banco de la República, pues lo que hace este último es inmovilizarlo para frenar la circulación de dinero.

Si la Junta del Banco de la República considera, en un determinado momento que la economía requiere un mayor volumen de circulante para facilitar las distintas operaciones empresariales y comerciales, entonces puede proceder a reducir el porcentaje de encaje.

Si baja el encaje del 20% al 10%, aumenta la circulación de dinero. En el ejemplo del banco que recibió durante una semana depósitos promedios por 1.000millones de pesos, al reducirse el encaje al 10%, ya no tendrá que mantener “congelados” 200 millones, sino 100 millones de pesos.

En la práctica, con la disminución en el encaje a este banco se le autorizó sacar o liberar 100 millones de pesos de los 200 millones de pesos que tenía “congelados” en el Banco de la República, según el ejemplo.

De esta manera, cuando la Junta Directiva del Banco de la República, como autoridad monetaria, sube el encaje está haciendo contracción en la circulación de dinero, y cuando reduce el encaje está produciendo expansión monetaria.

¿Qué son las operaciones de mercado abierto?

El otro instrumento que utiliza la autoridad monetaria, en nuestro caso la Junta Directiva del Banco de la República, para producir efectos expansivos o restrictivos en la circulación de dinero, es el conocido como Operación de Mercado Abierto (OMAS), que consisten en la compra y venta de títulos públicos por parte del Banco de la República.

Si se trata de restringir el volumen de dinero existente en el torrente monetario, la junta del Banco de la República ordena vender títulos, con lo cual absorbe o saca de circulación dinero para ser “congelado” por un periodo que puede ser de 15, 30, 60, 90, 180 ó 360 días.

Para captar este dinero la junta se fija una meta. Así, por ejemplo, puede determinar que entre los meses de octubre y diciembre va a “congelar” 500.000 millones de pesos, para lo cual procede a vender entre los inversionistas títulos hasta completar este monto.

Desde luego, para poder vender los títulos y captar los 500.000 millones de pesos, el Banco de la República tiene que pagar tasas de interés que sean atractivas para los compradores de estos papeles, las cuales deben, por lo general, ser superiores a las que ofrecen los bancos y las corporaciones del sistema financiero tradicional.

Si, por el contrario, lo que quiere la Junta Directiva del Banco de la República es expandir o inyectar más circulante a la economía, entonces, procede a recomprar dichos títulos, entregando dinero a los inversionistas, es decir, “descongela” moneda.

Para que tengas una idea de cuánto dinero está “congelado” en el Banco de la República por concepto de encaje, para 1998 éste ascendía a tres billones y medio de pesos. Y en Operaciones de Mercado Abierto estaban inmovilizados en promedio 800.000 millones de pesos.  

Inicio